Carbones Lorences

DESDE 1886

Carbón de encina para las parrillas de los asadores

Aunque el nombre actual del establecimiento proviene del que se convirtió en su propietario a mediados del siglo pasado, Arturo Lorences, esta carbonería tradicional hunde sus raíces en las postrimerías del siglo diecinueve. El fundador del negocio en 1886, Celestino Antón y Bardo, abría en la calle Humilladero un despacho de carbón vegetal al por menor con una licencia en la que se especificaba que no podía habitar en él ni tener luz ni lumbre de ninguna clase y, asimismo, debía comprometerse a mantener limpia la acera.

En 1899 adquirió el establecimiento Álvaro Flórez, aunque al poco tiempo debería abandonarlo por derribo del edificio. Continuaría el negocio su hija en 1903 en la calle de la Sierpe, en el mismo barrio de la Latina, en un local con almacén en el que las ordenanzas de la época le permitían “encerrar carbón hasta la cantidad necesaria para la venta de un mes”. Entonces había una gran cantidad de carbonerías en la capital, y necesitaban mucho material para proveer de carbón y leña a la multitud de cocinas, estufas y braseros que lo demandaban.

Tras varios cambios de titularidad, se hace cargo del negocio el Lorences, que le dio su nombre definitivo en octubre de 1957. Su dueño actual, Arturo Lorences hijo, continúa aguantado frente a competidores ubicuos como el gasóleo, el butano o el gas natural. Sigue ofreciendo carbón vegetal y leña de alta calidad para hornos, barbacoas, estufas y chimeneas, luchando por mantener vivo un oficio que ha estado a un paso de convertirse en un mero recuerdo.

Dirección
Calle de la Sierpe, 5
Tel: 913 650 404